Jordi Lloret

Santiago 1957

Poeta, gestor cultural, y periodista residente en Concón. Entre otros libros, ha publicado Ladridos (2002), la plaquette Tierra de hojas (2014) y Soñándote (2017). Ha sido co-realizador y creador de diferentes revistas, videos y programas de radio y televisión, destacándose el video Adiós a Tarzán (1984), junto a Enrique Lihn y otros artistas.

Soy el perro del pintor Velásquez
En el que se fijan los niños, algunos jóvenes
Y los que tienen tiempo para fijarse.
En el Fujis no hay nada escrito.
Allá en el museo madrileño de El Prado
Me siento solo,
Por eso que en la reproducción pegada en la sala celeste
Del liceo conconino me siento mejor.
Sería capaz de despertarme
Y abrir los ojos
Mirando como lo hace mi señor
Directamente a los ojos del espectador.
Ese cuadro es mi realidad plácida y terrible.
La envidia que me dan los ladridos cercanos
De los perros de los cuidadores
Del parque de El Reino.
El murmullo mecánico del marcapaso madrileño
No silencia mis días de perro
Qué diría ese señor Grass, que un día
Me contemplara largo rato frente al cuadro
Comentándole algo a una profesora de Berlín.
Soy el perro del pintor
En la sala celeste de la tarde.

Paseamos por bosques de jilgueros
cubiertos de risas de parra
nos sentamos aletargados
sobre duraznos de miel
escuchando anonadados
a las llamas chilotas
a los cóndores de la capital y
el morro se fue a Valdivia
una isla marchó a Til Til:
Lota cosechó trigo
Coquimbo pescó salitre
y un lago nació en Los Vilos:
Fingimos ser estatuas
sobre pedestales de
damascos sin cuesco
repetíamos una y otra vez
los aullidos del búho
el croar del gato montés
los ladridos del queltehue
y obstinados por nuestra sed
le llamamos selva al norte grande
Antártica al valle central
desierto al Bío Bío
y ciegos por el hambre
nos mordimos unos a otros
nos pusimos nombres de mariscos
nos bebimos al compás de la zampoña
nuestra salada cordillera
nuestro nevado mar mineral
arrojados desde helicópteros.