Soledad Fariña

Antofagasta 1943

Poeta chilena. Entre sus últimas publicaciones se encuentran Yllu (2015), 1985 (2016), El primer libro y otros poemas (antología, 2016), Pide la lengua (antología, 2017). Ha sido parcialmente traducida al inglés, francés, italiano y catalán. Recibió la beca Guggenheim (2006) y el Premio por Trayectoria de la Fundación Neruda.

Zumban las alas negras
atento el oído atisba el aleteo
grieta profunda atraviesa las capas arcillosas
cruza rayo negro las capas amarillas
las fulmina
transgrede la suavidad dorada del polvillo
atisba el oído atento el aleteo negro
de alas negras
que sostienen el aire que lo aguantan
todo tranquilo inmóvil apacible

Había que pintar el primer libro pero cuál pintar
cuál primer tomar todos los ocres también
el amarillo oscuro de la tierra
capas unas sobre otras: arcilla terracota ocre
arañar un poco lamer los dedos para formar
esa pasta ligosa
untar los dedos los brazos ya estás abierto
páginas blancas abiertas no hay recorrido previo
tratar de hendir los dedos

- Por qué tan tristes por qué así estos colores,
dicen, preguntan los choroyes de alas verdes
que pasan en bandadas
- Por qué esa oscuridad, gritan
- Hay un negro que sombrea que nos cubre

Se alejan pero no alcanzan a ver el rojo que descubro
Debajo de mi axila.

- No hay claridad, no hay claridad, graznan
- Ha caído la nube gris sobre mi vuelo: eran granizos
era hielo el que quebró mis alas

Y ahí en las alambradas, suspendido su vuelo
se dan a murmurar

todo tranquilo inmóvil apacible

Espera la mueca el turno del deslice
líquida escurre por el cuello
atenta al gorgoreo de las venas azules

- No escuchar No escuchar ese torrente
murmuran los choroyes

Sigue la mueca su derrame oscuro
desborda la hendidura del pecho y
quién fue
quién succionó quién las cuarteó
a esas dos -pregunta

- Fue el frío fue el granizo tupido
el que quebró las alas

Se lamentan picotean sus pechos emplumados
y la arcillosa insiste quién fue
quién succionó
quién las cuarteó a esas dos
se avergüenzan picotean sus pechos emplumados